viernes, junio 11, 2010

Personas especiales




Maurizio con Z. Fue mi pareja durante poco más de un año. Fuimos muy felices y nos amamos locamente. Me gusta recordar nuestro fin de semana en Las Estacas. Bueno. Nuestro día en las Estacas. Un río helado cerca de Cuernavaca. Nos metimos al agua. En cuanto me di cuenta que no podía tocar el fondo me puse toda nerviosa. Sé nadar, pero no me iba a echar los siete o no sé cuantos kilómetros del río. Él me animaba a seguir, a no pedir chalequito y a no agarrarme de las piedras lodosas. "El río te lleva, no tienes que hacer nada". Repitió esa frase unas cien veces hasta que llegamos a un punto en donde pude salir corriendo a pedir un chaleco. Es muy probable que sólo hayamos avanzado veinte metros, pero yo ya iba con la lengua de fuera. "Pero haces ejercicio todos los días, ¡no que muy buena condición!". Se burlaba de mí mientras flotaba tan campante como un perrillo. Y claro, cómo no iba a hacerlo si de verdad era un perrillo.